sábado, 19 de septiembre de 2009

El Colegio Médico de Pichincha frente a la crisis de fármacos en el IESS

“El Presidente no debería culpabilizar del problema de falta de medicamentos a los médicos y asumir de manera crítica, que este problema obedece a la ausencia de una política del Gobierno de la Revolución Ciudadana para garantizar el acceso universal a los medicamentos” Con fecha miércoles 9 de abril de 2009, en la página 20, cuaderno 2 de Diario El Comercio, en el articulo “El H. Andrade Marín no atiende en 8 áreas”, el cual se refiere a una supuesta practica de los médicos de la institución de no recetar medicamentos genéricos privilegiando los medicamentos de marca, afirmación que la realizara el Presidente Correa en su cadena sabatina, en la que además afirma que “(eso sucede) porque las farmacéuticas mandan cada año a los médicos de vacaciones a Las Vegas. Muchos médicos recetan medicinas de marca cuando las bodegas del IESS están repletas de genéricos, allí viene el descontento de la gente. Eso también es corrupción y tenemos que controlar….” Frente a esta antojadiza afirmación hecha pública, de que intereses creados estén impidiendo un correcto funcionamiento de este servicio, el Colegio Médico de Pichincha expresa lo siguiente: Que las estrategias mediáticas del Presidente de la Republica, obedecen a un claro afán de ocultar errores administrativos cometidos por colaboradores nombrados desde el ejecutivo para la administración del IESS. Que se pretende culpar a los médicos de la crisis institucional que vive el Seguro Social Ecuatoriano, que tiene su origen en la incapacidad de gestión y la ineficiencia para solucionar las exigencias que los afiliados ejercen día a día. Que los médicos del IESS tienen por norma establecida en procedimientos institucionales que se prescriban medicamentos genéricos y aquellos que quebranten la norma serán sancionados. Por tal motivo los médicos están cumpliendo desde hace mucho tiempo la norma. Además el proceso de prescripción se hace en forma electrónica y solo en emergencia se hacen recetas para ser retiradas de la farmacia de hospital. Los médicos no tiene ninguna relación con la farmacia, por lo que si se entregan medicamentos de marca es porque estas fueron adquiridas por las autoridades. Los médicos del IESS alertaron con oportunidad a la administración, sobre el desabastecimiento de productos y las consecuencias que esto provocaría. Los médicos nunca participaron en los procesos de compra, por lo que si se compraron medicamentos de marca y no genéricos, es responsabilidad de las autoridades del IESS. En el IESS no se realiza farmacovigilancia, para evaluar la eficacia post adquisición. Por lo que, no hay garantía de la calidad de los medicamentos adquiridos. Hay experiencias de varios médicos que refieren que se requiere incrementar las dosis de los medicamentos adquiridos por el IESS para alcanzar los efectos esperados. Que con fecha 27 de marzo de 2009, el Colegio Medico de Pichincha firmó la Declaratoria de Quito para garantizar un ejercicio de derechos y una práctica ética en el Acceso a medicamentos esenciales, asumiendo los siguientes compromisos, que a la vez son las políticas que el Gobierno debería implementar: 1. Actualizar y poner en práctica las políticas que tienen que ver con el derecho a la salud y el acceso a medicamentos. 2. Fomentar mecanismos de coordinación regional entre países para poder negociar en bloque los tratados internacionales, especialmente aquellos que tienen que ver con temas de patentes y de propiedad intelectual; apoyando procesos de licenciamiento obligatorio de patentes. 3. Crear los mecanismos para que se agiliten y se apliquen de forma rigurosa los procesos de control de calidad tanto para medicamentos genéricos como de marca. 4. Generar propuestas de investigación que puedan llevarse a cabo con la participación de la sociedad civil, y que busquen conocer cuál es el verdadero impacto en salud publica de las recomendaciones internacionales relacionadas con el uso de medicamentos. 5. Garantizar independencia de los intereses de la industria farmacéutica en los procesos de formación y re-certificación de profesionales, con el fin de asegurar una educación basada en la ética y el sentido crítico. 6. Promover el fortalecimiento de la sociedad civil como interlocutora válida frente a los poderes públicos y a los demás actores del campo de la salud, con el fin de construir una cultura de la transparencia. 7. Limitar al máximo los efectos negativos de la promoción sobre uso de medicamentos. Si hay corrupción, esta debería investigarse en los procesos de adquisición de fármacos, en los cuales los médicos no participaron. Nosotros, estamos seguros del compromiso ético de los profesionales de la salud y llamamos a los colegas a actuar con absoluta sensibilidad frente a la realidad de nuestro país, a defender el derecho de los afiliados al IESS a una buena atención de salud, poniendo todo nuestro esfuerzo y conocimiento al servicio del país para superar la crisis que sufrimos la mayoría de ecuatorianos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada